Esto era un sueño, un primer trabajo y una nueva vida. Una crêpe de chocolate ante una sonrisa azul que escucha una melodía envolvente mientras se pierde románticamente por las calles y entre las páginas de cualquier libro...

viernes, 21 de diciembre de 2012

Aurora borealis

Cuenta una anciana leyenda finlandesa que los zorros árticos corrían por los montes lapones golpeando la nieve con sus colas. La inaudita velocidad de su carrera hacía soltar chispas en cada golpe con la nieve, dando lugar a un espectáculo de luces brillantes en el cielo, es decir, las auroras boreales.


Según los antiguos griegos, Aurora, diosa del amanecer, se enamoró perdidamente de Bóreas, el dios del viento del norte, y como consecuencia de su unión en el firmamento surgió un amor tan tan tan bello que para inmortalizarlo nacieron las auras boreales en el cielo.

No sé vosotros, pero si el mundo no se acaba, como así espero que sea, no pienso morirme sin ver antes el cielo vestido de rojo, verde y azul plateado.


Donde la poesía es de colores y baila al ritmo de Bóreas.



sábado, 1 de diciembre de 2012

Le mois de la photo



Paris y su vorágine cultural constituyen el antídoto ideal contra la invasiva nostalgia del otoño y la incipiente monotonía del invierno.

Esta vez, el turno fue de la fotografía. Durante un mes, numerosas galerías esparcidas por los arrondissements de Par
ís abrieron sus puertas para exponer colecciones de lo más variopintas, la mayoría, en forma de vernissages. No hay nada como asistir a una inauguración para compartir al artista con una copa de champán y llegar a comprender mejor su obra.

De entre ellas, me quedo con la reinterpretación animista de la realidad en los corazones de arcángeles de Jean-Paul Ferret de la galerie Octobre (24 rue René Boulanger, 10ème).

Para contrarrestar la inminente deshumanización que nos rodea, Lefret decide darle un alma y un nuevo corazón a nuestra realidad, un corazón que nos es entregado por una serie de j
óvenes vírgenes.   El vestuario, los colores, la luz, nada escapa a su particular simbología animista.

Un entorno: el metro. Un ambiente frío, hostil, reservado. Una frágil niña envuelta en ropajes de colores clamando por esa falta de luz y de diálogo, con una corona de luces de navidad y un corazón luminoso cual faro que intenta guiar a los pasajeros en la oscuridad de su viaje.
Jean- Paul Lefret: Subway. 2007. © Jean Paul Lefret - 06/2007 - Icône 26
Un escenario, los disturbios de la cité des Bosquets. Un año, 2005, un departamento, el 93. Un edificio surcado de antenas parabólicas,  en el que, sin embargo, sus habitantes no se hablan entre ellos. Frente a él, un arcángel clama esa falta de diálogo con un corazón de cobre entre sus manos, material de reputado uso en la fabricación de los cables de comunicación. 
Jean - Paul Lefret: Parabole. 2010. © Lefret - 09/2010 - Icône 07 -
El frenesí de las compras. Una pequeña arcángel se alza estoica ante el torbellino de carros de la compra y pasos apurados. En su mano sostiene un corazón hecho con retazos de conocidas marcas.
Jean - Paul Lefret: Hyper. 2010. © Lefret - 02/2010 - Icône 06 -
Contaminación y pureza. Un rostro cincelado de ternura de espaldas a la humeante destrucción. En sus manos eleva al cielo un corazón de terciopelo carmesí.
Jean - Paul Lefret © Lefret

Una elocuente y sutil crítica colmada de dulzura e inocencia.


sábado, 24 de noviembre de 2012

Salon des vins...

...et des vignerons indépendants !

Dos fechas clave a recordar: finales de marzo y finales de noviembre. Dos fechas que forman parte del programa des Vignerons Indépendants, una asociacion vinícola encargada de promocionar y velar por los pequeños productores de vinos en Francia.

Gracias a la etiqueta con el logo de dicha cooperativa, sabemos que el agricultor se compromete a cuidar su tierra, recojer su uva, cultivar y elaborar su vino, embotellarlo en su propia bodega, comercializar sus productos, perfeccionar el arte de su elaboración artesanal y, lo más importante, aconsejar durante la degustación, promover y enseñar a apreciar su vino, y sobre todo, disfrutar haciéndolo.

Esta última prerrogativa es la base del Salon des vins. Cientos de stands enarbolando los colores de su región, sus tipos de uva y sus botellas descorchadas prontas para la degustación.


Y sentir el regusto a madera de cerezo iluminando el paladar de un Bordeaux Montagne St Emilion, o des notes beurrés de un Graves Blanc Ducasse (Vignobles M. et J. Perromat) envolviendo la boca. La sublime dulzura de un Sauterne Château le Juge, elegante y discreto. Que un sorbo de blanco deje un magnífico regusto chocolateado. Inspirar, cerrar los ojos y sentir el café y la tierra en un Côtes du Rhône. Distinguir colores, olores y cepas. Cerrar los ojos e imaginar los sabores que nuestro productor afirma, asegura y persevera ha vertido en nuestra copa. Apreciar el cariño diluido en la bebida que derrochan algunos vinicultores. Todo es posible.

Mención especial a un blanco moelleux nacido a orillas del Loira, un Coteaux-de-l'Aubance (2011) del que se dice "aux aromes complexes de fruits confits qui offre une suave nervosité à une délicate onctuosité". La poesía inconsciente que nace en la copa y fluye hacia el esófago. El arte hasta ahora desconocido de degustar el vino.

Vive les vins de France !

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Autobiographie



No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: morir.


Desde el más tierno e inocente comienzo del uso de razón hasta el fin de nuestros días nos llenan la vida de consignas, de aprobaciones implícitas y de prohibiciones tajantes e inmisericordiosas.

Inconscientemente, desde que ponemos dos pies sobre la tierra nos sitúan al inicio de un camino preconcebido elaborado a base de preceptos ancestrales culturales y sociales, de convenciones no tácitas, de lo que se resume en las cuatro palabras "de toda la vida".


Sin embargo, es ahí donde reside nuestra unicidad intrínseca, donde decidimos dar el "no" a aquellos "no" que atenten contra nuestra esencia. Y respirar, sí, respirar, respirar la libertad de ser nosotros mismos.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Chez moi (III)


Del 5 al 9.

Del 9 al 11.

De nuevo un maletón azul que se desplaza por París.

De la ópera Garnier a la ópera de la Bastilla. Del Boulevard Haussman al boulevard Beaumarchais

Entre el canal y la Sena.

Del bullicio "non-stop" de los grandes bulevares de brasseries y épiceries siempre abiertas, pubs y vorágine de turistas esparcidos por doquier; a la concentración de ambiente en dos calles, la rue de Lappe y de la Roquette.

Hacia el este, a dos "pasos de mula" (au fait, rue de pas de mule) de la armonía del Marais y su place de Vosges, del falafel con té, de sus galerías de arte improvisadas, sus jardines recónditos y sus terrazas de ensueño, sus tiendas estrambóticas y gourmets, ses bar à vins con entrecôtes XXL y sus cafés librería.

Hacia el sur, a dos pasos de l'île de Saint-Louis, de las magníficas vistas de Nôtre-Dame desde el quai de Bourbon o el quai d'Orléans, de los anfiteatros junto al Sena de apéro y bailes de Jussieu o la contemplación del atardecer desde la terraza del instituto del mundo árabe.

Y hacia el norte, a dos pasos de ParmentierOberkampf, de l'Alimentation Générale, del Udo-Ufo, del P'tit Garage, de l'Onze Bar, l'Orange Mécanique, l'Ethnika y les Fabricants (magnífico magret de canard!).

Un rêve de chez moi accompli
Balcón, enormes ventanales donde recibir la luz a borbotones, un salón de colores lleno de libros, té y de música con un coin coussin concevido para la relajación instantánea, vitrocerámica, bañera, una jauría de plantas y, sobre todo, espacio para un bureau donde desatar el ansia creativa de mi musa.


¿Que pedís, que no escriba o que no viva? 

Haced vos con mi pecho que no sienta, 
que yo haré con mi pluma que no escriba.

Lope de Vega

jueves, 8 de noviembre de 2012

Deux ans sur Paname


Uno más uno, dicen que son dos. Eso dicen.

Y digo dicen pues siempre pensé que hay que dudar un poco de todo, puesto que eso nos hace un poco más sabios. No en vano decía Ortega i Gasset que, siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas.

Pero en este caso efectivamente son dos años los que llevo ya en mi París soñado. Dos años que en ocasiones se me antojan cinco, y otras veces, cuando me pierdo entre sus calles, tengo la impresión de ser una turista y de que fue hace tan solo un par de semanas cuando aterricé en esta ciudad llevando como única pertenencia mi famoso maletón azul en el que ahora no sería capaz de empaquetar ni un 5% de todo lo que he acumulado en este tiempo; y es entonces cuando me doy cuenta de que sí, de que efectivamente ya son dos largos años lo que aquí llevo.



Dos años descubriendo calles, bares, restaurants, rincones, música, libros, gente, comidas, gustos y aficciones. Dos años improvisando week-ends à la dernière minute. Dos años recibiendo amigos, dos años de reencuentros. Dos años de apéro. Dos años de amor, desamor... y amor. Dos años trazando recorridos en el mapa Paris-Le Monde. Dos años de sueños que poco a poco se van cumpliendo mientras la recámara se rellena de nuevas ideas a pasos agigantados. Dos años  para apreciar un buen pedazo de carne à point. Dos años para conseguir un balcón lleno de flores. Dos años de main verte y crumbles. Dos años de renovado misticismo vestido de optimismo. Dos años de vida, de romper a reír o a llorar cuando la ocasión lo requiere.


"Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, 
así de relativo es el tiempo."


martes, 30 de octubre de 2012

In Memoriam


"Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz!"

Pablo Neruda



Recordar al genial epígono de la generación del 36, quien hace exactamente ciento dos años, un 30 de octubre de 1910, en Orihuela, abría los ojos en un mundo de luz y sombra.


Que mi voz suba a los montes

y baje a la tierra y truene,

eso pide mi garganta

desde ahora y desde siempre.

(...)

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene,
y aquí estoy para morir,
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.

M.H.

Que la luz de sus versos sea ese ave libertaria rebosante de inspiración que ilumine por siempre nuestros corazones. 



miércoles, 17 de octubre de 2012

Bleu Klein


"Le bleu n'a pas de dimension, il est hors dimension, tandis que les autres couleurs, elles, en ont. Ce sont des espaces pré-psychologiques (…). Toutes les couleurs amènent des associations d'idées concrètes (…) tandis que le bleu rappelle tout au plus la mer et le ciel, ce qu'il y a après tout de plus abstrait dans la nature tangible et visible".


Un cuadro. Un color. Un azul. La expresión del cielo y del agua entre los 460 y 482 nm.

Azul Azurro Albastru Blau Bleu Blue Blå Blua Bławatny  Mavi μπλε 蓝色 اللون الأزرق

El término bleu procede del alemán antiguo blao que significa ‘brillante’. Y nuestra palabra azul proviene del árabe lāzaward, que quiere decir ‘lapislázuli’.

Color psicológico primario, está asociado al frío, y sin embargo constituye un símbolo del infinito, de riqueza, de la pureza y la fidelidad, de lo voluptuoso, de lo divino y lo espiritual. Una evocación de la paz y la tranquilidad, una invitación al sueño.

Yves Klein y su propio azul "Monochrome bleu (IKB 3)" de 1960, al alcance de todos en el Georges-Pompidou, París.



Un azul de misteriosa profundidad. Un monocromo insondable, pigmentación de una sonrisa o de la brisa marina. La vacuidad de ese sentimiento infinito entre cielo y tierra condensada en un manto de armonía.


viernes, 12 de octubre de 2012

Paris sous les passages

Un día de lluvia y sol, un paseo improvisado después del trabajo, un recorrido aleatorio, un caminar errante y risueño.

Durante el cual, al refugiarme de los caprichosos vaivenes de la condición atmosférica encontré la primera galería, y al cruzar de nuevo la calle me topé con otra, más tarde girando un poco hacia la derecha penetré en la tercera, y fue ahí donde saqué de mi bolsillo el maravilloso invento que es Google Maps para guiarme hasta casa a través de todos los pasajes.



Y mi espontáneo recorrido comenzó por les Galeries du Palais Royal (1786), las cuales fueron el prototipo para el resto de galerías de París, después la Galerie Vivienne (1824) donde se conserva el techo vitrado original así como algunas esculturas (como una del Dios romano Mercurio) que se encuentra junto a la Galerie Colbert (1826).

Siguiendo la ruta hacia el norte a través del Passage Choiseul (1825-27) se llega al Passage des Princes (1860), lleno de tiendas de juguetes. El passage des Panoramas (1800), resultó el más pintoresco y uno de mis preferidos, con numerosas tiendas de antigüedades, sobre todo de libros, tarjetas postales y sellos antiguos. Ya sobre los Grands Boulevards llegamos al Passage Jouffroy (1845-46), junto al museo Grévin famoso por sus estatuas de cera. Y finalmente, a través del Passage Verdeau (1845-46), eccomi a casa!

Cosas como esta me reafirman que sí, que París me encanta.

lunes, 8 de octubre de 2012

Présent passé futur



Time present and time past
Are both perhaps present in time future,
And time future contained in time past.
If all time is eternally present
All time is unredeemable.
What might have been is an abstraction
Remaining a perpetual possibility
Only in a world of speculation.
What might have been and what has been
Point to one end, which is always present.
Footfalls echo in the memory
Down the passage which we did not take
Towards the door we never opened
Into the rose-garden. My words echo
Thus, in your mind.
But to what purpose
Disturbing the dust on a bowl of rose-leaves 
I do not know.
Other echoes 
Inhabit the garden. Shall we follow? 
Quick, said the bird, find them, find them, 
Round the corner. Through the first gate,
Into our first world, shall we follow
The deception of the thrush? Into our first world.
There they were, dignified, invisible,
Moving without pressure, over the dead leaves,
In the autumn heat, through the vibrant air,
And the bird called, in response to
The unheard music hidden in the shrubbery,
And the unseen eyebeam crossed, for the roses
Had the look of flowers that are looked at.
There they were as our guests, accepted and accepting.
So we moved, and they, in a formal pattern,
Along the empty alley, into the box circle,
To look down into the drained pool.
Dry the pool, dry concrete, brown edged,
And the pool was filled with water out of sunlight,
And the lotos rose, quietly, quietly,
The surface glittered out of heart of light,
And they were behind us, reflected in the pool.
Then a cloud passed, and the pool was empty.
Go, said the bird, for the leaves were full of children,
Hidden excitedly, containing laughter.
Go, go, go, said the bird: human kind
Cannot bear very much reality.
Time past and time future
What might have been and what has been
Point to one end, which is always present. 


Presente, pasado, futuro, ¿no es, al fin y al cabo, todo lo mismo, una parte de lo que somos, de lo que fuimos, de lo que seremos?


T.S. Eliot lo expresa mejor:

Tiempo presente y tiempo pasado 

Están ambos quizá presentes en el tiempo futuro,
Y el tiempo futuro contenido en el tiempo pasado. 
Si todo tiempo es eternamente presente 
Todo tiempo es irredimible. 
Lo que podía haber sido es una abstracción 
Y permanece como posibilidad perpetua 
Sólo en un mundo de especulación. 
Lo que podía haber sido y lo que ha sido 
Apuntan a un fin, que es siempre presente.




miércoles, 26 de septiembre de 2012

Pula


Pula, capital de Istria, la que fue inicialmente la patria de la tribu de los ilirios, vio sus tierras invadidas a lo largo de los siglos por romanos, ostrogodos, bizantinos, franceses, y venecianos.

"Come a Pola, presso del Carnaro ch'Italia chiude e i suoi termini bagna" (Dante, Divina Comedia)

En los siglos XIV-XVI, Pula sufri
ó numerosos ataques de los Genoveses, del ejército húngaro y del imperio austríaco. Además de guerra, también hubo plagas, malaria y fiebre tifoidea. Durante la primera guerra mundial, pasó de manos del imperio austro-húngaro al de la italia fascista, y terminó en una ocupación nazi antes y durante la segunda guerra mundial con arrestos, deportaciones y ejecuciones de los disidentes. Bombardeada sin tregua por los aliados a causa de la base alemana situada en su estratégico puerto del Adriático, Istria dejó finalmente de ser invadida al formar parte de Croacia en el año 1947.

Tanta guerra y destrucción ha dejado su triste huella.

De Pola a Pula.

Un coliseo, un pequeño templo romano, una antigua iglesia románica sobria y austera conservando su techo de madera y un conjunto de calles y callejuelas contorneadas de casas de pinturas raídas. Un puerto en plena reconstrucción. Antiguas casas coloniales de ventanas desvencijadas y muros de piedra semiderruidos.




Una costa salvaje y agreste, y verde, sobre todo verde que te quiero verde! Un fondo marino transparente e infinito, donde bucear y, lo confieso, incordiar 
a los pececillos en una persecución de máscara-tubo-aletas sin tregua.

Un turístico paraíso natural coronado de tranquilidad (viva la temporada baja!). Y, al caer la tarde, una magn
ífica composición de nubes y rayos solares en un óleo sobre lienzo a lo largo del firmamento, c'est-à-dire, un atardecer de ensueño.

Un silencio roto solamente por la estampida de las olas contra la tierra y por la sinfonía del agua circulando entre los guijarros de la orilla.


Y, por supuesto, un límpido horizonte salpicado de veleros.



viernes, 21 de septiembre de 2012

De la perfection


“He’s not perfect. You aren’t either, and the two of you will never be perfect. But if he can make you laugh at least once, causes you to think twice, and if he admits to being human and making mistakes, hold onto him and give him the most you can. He isn’t going to quote poetry, he’s not thinking about you every moment, but he will give you a part of him that he knows you could break. Don’t hurt him, don’t change him, and don’t expect for more than he can give. Don’t analyze. Smile when he makes you happy, yell when he makes you mad, and miss him when he’s not there. Love hard when there is love to be had. Because perfect guys don’t exist, but there’s always one guy that is perfect for you.

Cambiando el idioma, el "él " por "ella", "him" por "her", "chico" por "chica" y demás adjetivos susceptibles de modificar su género, comprobaréis que el resultado es igualmente válido.

"Ella no es perfecta. Tú tampoco lo eres, y probablemente ninguno de los dos lo seréis. Pero si ella puede hacerte reír al menos una vez, te hace pensar dos veces, si admite ser humana y cometer errores; no la dejes ir y dale lo mejor de ti. Ella no va a recitarte poesía, no está pensando en ti en todo momento, pero te dará una parte de ella que sabe que podrías romper. No la lastimes, no la cambies, y no esperes de ella más de lo que pueda darte. No analices. Sonríe cuando te haga feliz, grita cuando te haga enojar y extráñala cuando no esté. Ama con todo tu ser cuando recibas su amor. Porque no existen las chicas perfectas, pero siempre habrá una chica que es perfecta para ti".


Pas mal du tout cette pensée, n'est-ce pas ? :)


Por que los sentimientos sigan siendo universales, bon week end y que viva la vita!!!!


lunes, 10 de septiembre de 2012

Ciel bleu impair


Decía Dalmau, en su novela "Lejanos" -o Lorenzo Silva en su libro El ángel oculto, según se mire- que "a nadie podía ocultarse cuánto había de añoranza personal en la escena casi última en la que uno de los personajes le describía a otro, que era ciego y no podía verlo, el azul impar de una mañana de mayo sobre Madrid".

Decían los chinos antiguos que el cielo pertenecía al Yang, así como el número impar, y la tierra al Yin, así como el número par. Y del mismo modo afirmaban estos chinos antiquísimos que el nueve, como mayor número impar de una sola cifra, simbolizaba el infinito y el carácter supremo del cielo.

Y la sola evocación de Madrid bajo ese cielo impar, ese color, hace brotar una sencilla sonrisa de mi rostro de emigrante nostálgico. Y así, en un tierno arrebato sentimental me lancé a convertir el cielo infinito de azul impar de una mañana de septiembre sobre Madrid en un recuerdo tangible.




Un azul compaginado a la perfección con el sol bailenense reinando en un firmamento eternamente despejado bajo sus aceituneros de Jaén, sus aceituneros altivos que aún hoy siguen preguntándose de quién, que de quién son esos olivos:




De nuevo gracias. Gracias a Madrid y gracias a todos por vuestra indulgencia al dejarme ser, cada vez más, la hija pródiga que vuelve, y volverá, a casa.


N. del A.: Gracias a Pablo por esta foto que ilustra perfectamente dicho azul impar.

jueves, 23 de agosto de 2012

Sonnet 116







Sencillamente magnifique.

Y pensar que unos versos de más de 500 años de antigüedad siguen teniendo igual valía actualmente.

Parece increíble como hay esencias tan inmutables como el amor, el cual, a pesar de todos los cambios sociales que se experimentan a lo
largo de cinco siglos de evolución y de revolución, mantiene intactos sus principios e imperturbable su razón de ser. Y nada hasta el momento ha conseguido igualar su inefable poder de congelar el tiempo en la eternidad de un beso.


Y aunque defiendo a ultranza la lectura en la lengua original en la que fue creada, esta vez haré una pequeña concesión, pues las palabras nunca penetran tanto en nuestra alma como aquellas escritas en nuestra lengua materna:

No permitáis que la unión de unas almas fieles
admita impedimentos. No es amor el amor
que cambia cuando un cambio encuentra
o que se adapta a la distancia al distanciarse.
¡Oh, no!, es un faro imperturbable
que contempla la tormenta sin llegar a estremecerse,
es la estrella para un barco sin rumbo,
de valor desconocido, aun contando su altura.
No es un capricho del tiempo, aunque los rosados labios
y mejillas caigan bajo un golpe de guadaña.
El amor no varía durante breves horas o semanas,
sino que se confirma incluso ante la muerte.
Si es esto erróneo y puede ser probado,
nunca escribí nada, ni ningún hombre amó.


miércoles, 15 de agosto de 2012

Paris insolite (I)



Salir de casa por la mañana y volver pasada la medianoche, de una forma tan natural como imprevisible.

París tiene la capacidad innata de llenar, a partir de la nada, un día de agenda vacía, y que la concatenación de planes e ideas espontáneas sean tan armoniosa como las notas de una melodía.

Cruzar París en vélib, comer y bajar paseando hasta el Sena. Sentarse a tomar un café en Paris Plages. Que comience una tímida lluvia. No aredrarse y continuar el paseo hacia les Invalides, a lo largo de los quais del Sena, con parada en cada caseta de libreros antiguos, con la compra de uno de ellos. Et oui, j'ai craqué, comme d'hab'.

Y llegar hasta Boulogne, a los jardines de Albert Khan, meta de una exposición hace tiempo ansiada, de una ilusión, la de un viaje hace tiempo soñado, único vestigio remanente de un amor descarrilado.


Pasar de Japón a Francia o Inglaterra, de jardín en jardín, entre senderos y un césped impoluto. O entrever el cielo azul elevando la vista en el bosque dorado, el azul y el vosgienne.  

Mongolia
La sola cadencia de sus tres sílabas evoca el viaje, la aventura, la inmensidad de sus estepas crujiendo ante el galope de los nómadas sobre sus caballos, la noche estrellada sobre las yurtas

La exposición de fotos La Mongolie entre deux ères: 1912-1913 nos muestra una Mongolia lejana y próxima, de lo que fue y lo que ya no es, lo que se destruyó y lo que perdura. Y sobre todo, la cultura intrínseca de los descendientes de Gengis Kan que amenaza con desaparecer.



Y ponerse de nuevo en camino para aprovechar la happy hour del atardecer con una cerveza en terraza en République y terminar, al caer la noche, como dos reinas con una tumbona y una mantita en Porte de Pantin, disfrutando del cine bajo las estrellas.



"París responde a todo lo que el corazón desea. Uno puede divertirse, aburrirse, reír, llorar o hacer lo que se le antoje sin llamar la atención, puesto que miles de personas hacen otro tanto... y cada uno como quiere."
Frédéric Chopin



domingo, 5 de agosto de 2012

De l'espoir (II)


"¿No es acaso, solamente el problema de la gente que vive bajo regímenes dictatoriales autoritarios que les privan de su libertad personal y política? En verdad, la libertad lograda por la democracia moderna implica una una esperanza para el hombre y su desarrollo. (...) Pero es solamente una esperanza y no una realidad. Enmascaramos nuestro propio problema moral si enfocamos nuestra atención a comparar nuestra cultura con modos de vida que son la negación de los mejores triunfos de la humanidad y, de esta manera, ignoramos el hecho de que también nosotros nos hallamos sometidos a un poder que no es el de un dictador ni el de una burocracia política ligada a él, sino al poder anónimo del mercado, del éxito, de la opinión pública, del "sentido común" -o mejor dicho, del "sin sentido común"- y de la máquina en cuyos siervos nos hemos convertido.

Nuestro problema moral es la indiferencia del hombre consigo mismo. Hemos hecho de nosotros mismos los instrumentos de propósito ajenos a nosotros, nos experimentamos y nos tratamos como objetos y nuestros propios poderes se han enajenado de nosotros. (...) Carecemos de conciencia, en el sentido humanista, porque no osamos fiar en nuestro juicio. Estamos convencidos de la creencia de que la ruta que seguimos debe conducir a una meta determinada porque vemos a los demás en la misma ruta.

Dostoievski dijo una vez: "Si Dios está muerto, todo está permitido." Esto es, en verdad, lo que cree la mayoría de las personas; difiere solamente en que algunos llegan a la conclusión de que Dios y la Iglesia deben subsistir a fin de mantener el orden moral, mientras que otros aceptan la idea de que todo está permitido, que no existe ningún principio moral válido y que el oportunismo es el único principio regulador de la vida. (...)

Si repito ahora la pregunta planteada al comienzo de este libro, de si tenemos razón para estar orgullosos y esperanzados, la respuesta es de nuevo en sentido afirmativo, pero con la reserva que se deduce de todo aquello que hemos analizado: ni el buen resultado ni el malo es automático o preestablecido. La decisión depende del hombre. Depende de su capacidad para tomarse a sí mismo, a su vida y a su felicidad seriamente; de su buena voluntad para enfrentarse con su problema moral y el de su sociedad. Depende del valor que tenga para él mismo, y de ser para sí mismo."



Nada como una buena lectura que sconvolta, que esperanza, que cuestiona todo aquello que parecía incuestionable.

Nada como un poco de cura de moral que cada día parece más olvidada.

Nada como un impulso de optimismo, un pequeño empujoncito de  valentía, una pizca de inspiración y un alarde de osadía. De confianza en el progreso y en que, por muchas veces que se pierda el rumbo, siempre es más fácil recuperarlo siguiendo adelante. Siempre hacia delante.

viernes, 27 de julio de 2012

As rías altas


Ni Freggene, ni Paradise, ni Perivolos ni Cascais... Después de un pequeño recorrido por algunas de las más calurosas playas de Europa y ser recibida por el efímero e inconstante sol da miña terra galega todo lo demás es eclipsado y banalizado.


Y es que el hecho de viajar, esa inquietud innata que me corroe, ese afán desmesurado por descubrir, al fin y al cabo solo sirve para confirmarme que al final del camino, en el momento de alcanzar mi meta, no hay nada comparable a la belleza de las rías gallegas.

El antes y el después de la mano mágica de la marea y los resultados de la caprichosa erosión de la naturaleza.


Desde A Coruña hasta Ribadeo, con parada en la magnífica praia das Catedrais para disfrutar de su encanto marea alta versus marea baja. 

Del mar Cantábrico al océano Atlántico, cuya separación la define el cabo de Estaca de Bares, que además de ser el punto más septentrional de la península Ibérica, sus acantilados constituyen un marco incomparable para uno de los más hermosos observatorios ornitológicos.

Y entre Estaca de Bares y el Cabo Ortegal, la ría de Ortigueira, a la que da vida el río Mera. Y allí cumplir una promesa y saludar a mi querido duendecillo, con la promesa de un reencuentro en Morouzos. Y continuar por la ría de Cedeira, que aúna las desembocaduras de los ríos Condomiñas, Das Mestas y Forcadas. Con una pequeña parada na praia de Pantín donde deleitar la vista con un magnífico oleaje, pues no en vano dicha playa acoje cada año el campeonato del mundo de surf.

Todo aderezado con un recorrido en bici a lo largo y ancho de la bahía coruñesa donde dejar al viento peinarme a su antojo en lo alto del faro romano en funcionamiento más antiguo del mundo, un concierto improvisado de gaitas donde brindar con crema de oruxo y licor café, correr para disfrutar de cerca los segundos ingrávidos de un perfecto atardecer, pasear bajo el encanto de una feria medieval, una barbacoa de carne infinita y la mejor tortilla casera con pementos de padrón (uns picaron, outros, menos mal, non). Y, lo más importante, todo aderezado con la compañía de la familia y amigos.

Miña terra galega. A veces, qué duro es estar lejos de ti.



sábado, 21 de julio de 2012

SOS

La manera más elegante de tapar una boca es besarla. 

Un beso es ese segundo en el que pierdes las referencias, en el que das varias vueltas al mundo, en el que confundes izquierdas con derechas, en el que tu centro de gravedad está en el corazón del otro. Un beso es el imán de dos deseos. Es la herida del amor. Es una tormenta de cometas. 

¿Por qué cerramos los ojos al besar? Porque es un instante para soñar. 

Los besos en plural son la mejor señal de emergencia del ser humano: beSOS.

martes, 17 de julio de 2012

Lisbonne - Optimus


Y buscando de nuevo el sol con la avidez de las plantas aterricé en la capital lusa.

Lisboa y sus paredes cuarteadas de colorida decadencia: amarillo, azul, blanco, marrón, verde o rosado. Sus adoquines alfombrando las calles de mosaicos. Sus tejados de raídas tejas donde pugnan por florecer pequeños arbustos, arbolillos y matorrales sin miedo a las alturas, corroborando que a partir de lo viejo también puede florecer lo nuevo.
Un magnífico hostal fuera de lo común donde saborear el desayuno en una soleada terraza con vistas al Tajo y al puente 25 de abril, con unas salas comunes de ensueño aunando una lámpara de araña sobre una reluciente mesa de billar, unos geniales sofás de siesta donde descansa una guitarra, donde despertarse con un pie en un jardín lleno de puffs y hamacas, donde, simplemente cerrar los ojos frente a un cielo azul casi transparente y respirar hondo y dejarse envolver por el suave vaivén de la hamaca. El Lisb'on hostel, en pleno corazón de Baixa-Chiado, encarecidamente recomendado.

Un festival junto al río donde las temperaturas bajan exponencialmente al caer la noche, menos mal que en una de ellas Robert salió a bailar, y lo hizo fenomenal. Donde las colas estaban a la orden del día y el Beerman se convirtió en una especie en peligro de extinción. Donde los cambios de registro fueron sonados (Snow Patrol - Justice) y The Cure acabó con toda resistencia yayez tras tres horas de concierto y ningún boys don't cry. Donde Morcheeba sí que nos obsequió con su you and me in harmony, y encendió una chispa de alegría para sobrevivir a la melancolía de Radiohead y disfrutar de su puesta en escena y su impecable melodía. Eso sí, tampoco hubo creep pero nosotras nos "deslizamos" hacia nuestro proprio concierto privado.


Una excursión a Cascais donde saborear por fin el añorado océano Atlántico, y sentir cada gota salada clavándose cual espina helada. Y donde añorar también el caluroso mar Egeo o Mediterráneo.

Cuatro personajas con ganas de desconectar, de verse y de reírse cuando "no entiendo nada". De buscar la cabra indispensable del festival. Mis tres diosas de la tontuna capaces de contar un chiste durante tres días y disfrutarlo todavía más que la primera vez, el cual aún ahora lo pienso y se me escapa una risa velada. Y asi se juntó todo: la coqueta con el melão com presunto, el PH y el sombrero cool. Y, francamente, el resultado no podía ser mejor.


martes, 10 de julio de 2012

Les îles Cyclades


Blanco y azul aguamarina.
Blanco y azul turquesa.
Blanco y azul bohemio.

Blanco y azul ciclado.

Un mar egeo desplegando todas las tonalidades de azul de su inmensa paleta. Un sol resplandeciente aunando fuerzas con un viento constante e implacable. Un grupo de intrépidos capaces de compaginar el sabor de la fermentación de la cebada con el salitre desde las "estáticas" hamacas de la playa. Unos paisajes de esos que cortan la respiración y se convierten en marcos incomparables para una sesión de postureo.

De Mykonos, isla de farra por
excelencia, a Santorini, donde la belleza se congela en cada atardecer y renace cada mañana en el azul del mar y el blanco almidonado de sus edificios.

De Tropicana a Fira. Del mayor desfase a una terraza santuario del sosiego. De una discoteca al borde del acantilado a la caída vertiginosa de los pueblecitos de casas blancas incrustadas en la roca. De la arena fina miconiense a los guijarros-piedrecitas-rocas multiformes y multicores de la Red Beach, Perivolos, Perissa y Kamari.

De Fira a Oia. De las mágicas luces nocturnas de bares y hostales a la mejor puesta de sol que han contemplado mis ojos hasta el momento. (Y si, no será por lugares que faltan por descubrir y momentos que aún quedan por acudir, buscar, esperar!)

La completa imprevisión e improvisación de unos quads bajo la única y más que nunca lejana luz de las estrellas para darle un toque de aventura, emoción y "riesgo" al viaje.


Y confundir παρακαλώ con Barakaldo, y ευχαριστίες con Evaristo, siempre con el salvoconducto de una ingenua sonrisa. Pedir una greek salad sin necesidad de consultar el menú, y de postre un yogurt griego sin pestañear. Y las pitas, de dos en dos. Abrasar nuestra ansia de gula con la Mousaka. Aunar Mithos con Moët y coktail "sorpresa" de tamaño familiar con la mayor naturalidad. Y despertar tras una intensa noche de farra con "la radio" y su especial de mañana "vamos a la playa". Saltar de la cama a la piscina al despertar, y de la piscina al apéro con un magnífico Castelli al anochecer. Improvisar un festín regado con Sigalas en el jardín de ensueño del restaurante Pelican. Disfrutar de la sabiduría popular en una sencilla terraza, y resumir la filosofía de la semana ciclada en una sencilla frase "hay una vida mejor pero es más cara, y hay otra vida peor pero ya no es vida".


Degustar ese primer sorbo fresco y revitalizante de Mithos frente al mar Egeo en la miconiense terraza Veranda. Dejarse invadir por una vigorizante sensación de romántica libertad ante dos sublimes anocheceres en Santorini. La vista descansando en el horizonte y el sol a nuestros pies en Calderas. La puesta de sol en Oia, en lo alto de una antigua torre abandonada en el extremo más septentrional de la isla, cuya impronta solar quedó grabada en nuestras retinas y que ha pasado a englosar esa lista de momentos personales e intransferibles dotados de una inefable levedad.

Efgaristo a Arts, Berts, Gloria, Juan, Páez, Vidas y Xavi por el aporte personal de cada uno y en su conjunto a una semana increíble llena de cantidantes ingentes de BR y mucho mucho good feeling (oh oh sometimes)!

lunes, 2 de julio de 2012

La nuit sur l'Erdre


Magnífico verdor de Bretagne. Donde limpiar los pulmones del polvo de asfalto de París, y disfrutar como les tous petits jugando en un inmenso jardín. Donde amanecer con los diamantes del rocío sobre la tienda de campaña, y sentir la brisa nocturna adornando el silencio de la noche estrellada. 

Magnífico Manu Chao.  
 

La perfecta combinación entre una guitarra acústica de poética melodía con un bajo, otra guitarra y una batería sacudiendo el escenario de una forma especial, única.

Donde la espontaneidad y el buen humor son dos protagonistas de ese pase lo que pase, sea lo que sea, a tu manera!




Un directo espectacular bajo las estrellas en la noche de l'Erdre. De esos que "ça donne la pêche" y te deja con "la banane" durante toda la soirée.

Si me das a elegir
Entre tú y mis ideas
Que yo sin ellas
Soy un hombre perdido

Si me das a elegir
Entre tú y ese cielo
Donde libre es el vuelo
Para llegar a otros nidos
Si me das a elegir
Me quedo contigo


Pues me enamorado
Y te quiero y te quiero
Y solo deseo
Estar a tu lado
Soñar con tus ojos
Besarte los labios


Letras donde todo tiene cabida: la esperanza en la última estación, la denuncia social y un entrañable, sencillo e inagotable, romanticismo. 

viernes, 22 de junio de 2012

La Fête de la musique


Hay cosas que, año tras año, no cambian y el resultado sigue siendo igual de espectacular.


Una de ellas es la Fête de la Musique, durante la cual París entero se engalana de notas de colores.



El año pasado fue el 12ème, en Bercy, con la magnífica melodía congoleña de Benda Bilili.

Este año el elegido fue el 11ème, a lo largo del Canal Saint Martin, desde Jacques Bonsergeant hasta Goncourt.

Comenzando por la rue de Marseille con un stand improvisado donde un alegre DJ reggea y un espontáneo cantante adornando la música de versos jamaicanos, hasta llegar a lo largo y ancho del quai Valmy con una enorme selección de estilos. Desde unos enormes altavoces de "bakalao" hasta la dorada música balcánica del grupo El Pieso Maji, pasando por un espectáculo de batucada brasileña y llegando hasta una multitud congregada ante le gros son electro saliendo de una ventana. Como afirma un antiguo dicho, de todo hay y de todo debe de haber en la viña del Señor.

Continuar adelante y cruzar el canal para comenzar a sentir, a la mitad del puente, la magia de las notas desprendidas por una guitarra eléctrica. Y por fin olvidar la música electrónica para dejarse conquistar por una batería, un bajo y dos guitarras y zambullirse en los clásicos del rock: desde los Rolling a temazos como Born to be wild o Rebel Rebel.

Y finalizar la soirée en la esquina de rue Bichat con rue Alibert con dos conciertos excepcionales. La fusión del fanfare-ska con el reggea-dub. La entrañable unión del arte de una dorada orquesta de trompas, trombones y trompetas con el conjunto formado por una batería desbordando alegría, un clarinete, un bajo, dos guitarristas y unos timbales-xilófono-pandereta de tintes mestizos.

Aplaudir con sincera devoción bajo las estrellas. Volver a casa con una sonrisa y el alma encandilada de notas embriagadas de poesía.

Vive la musique !