Esto era un sueño, un primer trabajo y una nueva vida. Una crêpe de chocolate ante una sonrisa azul que escucha una melodía envolvente mientras se pierde románticamente por las calles y entre las páginas de cualquier libro...

lunes, 7 de febrero de 2011

Magnifiques 25 ans

Quién dijo que no le gustaba cumplir años?

Si envejecer hace que tus mejores amigos de siempre se junten para celebrarlo contigo... qué màs se puede pedir? De hecho, con esa premisa no me importaría celebrar todos los cumpledías como sugirió una vez Benedetti!

Y así tuvo lugar la segunda fiesta en
Barbusse. Con mùsica ochentera y temazos de DJs espontàneos. E increíblemente logramos sacar de casa a todo el mundo a minuit como estaba previsto, y gracias a eso no me veo de nuevo en la dura tesitura de encontrar piso en París. Y como me encantó vestir a todo el mundo de azul la ùltima vez, teniendo en cuenta que el evento era celebrar mi cuarto de siglo no se me ocurrió nada mejor que una fiesta ochentera en la que acabar con estas pintas:
















Y juntar a los nuevos amigos con los viejos. Y que todos juntos, en la mezcla màs variopinta, se diviertan. Y pasear en tropel por un París nocturno lleno de luces. Y pararnos a admirar el Sena ondulado y brillante.

Siento un agradecimiento inefable que, por màs que lo intente y como su propio nombre indica, no lo puedo expresar con palabras. Pero sí con mi sonrisa, el inmenso abrazo en el RER de vuelta hacia el aeropuerto y las pompas de jabón que os decían
hasta pronto en cada destello de su prisma de colores.

1 comentario:

  1. guapaaaaaaaaaaaaaaaaa repetimos pronto ::)

    beso,
    Marina

    ResponderEliminar

Reflexiones espontáneas